LAS MEJORES FOTOGRAFIAS DEL MUNDO, LAS FOTOGRAFIAS MÁS IMPACTANTES. David Halberstam

Publicado: julio 9, 2012 en LAS MEJORES FOTOGRAFIAS DEL MUNDO
Autor: David Halberstam
Ver a una persona quemarse viva es impactante, pero más impactante es pensar los motivos que llevan a reaccionar así. El acto reflejado en esta fotografía es el origen exacto de la expresión “quemarse a lo bonzo”. En el centro de la imagen, vemos a una persona inmolándose ante la mirada atenta de la gente. El protagonista de esta historia es el monje budista vietnamita Thich Quang Duc (estos mojes también eran llamados “bonzos”). Esto ocurrió en una calle principal de Saigon –Vietnam- el 11 de junio de 1963. El acto suicida fue repetido por más monjes como queja política debido a la forma en que la administración oprimía a los seguidores esta religión. El monje fue cremado, como es tradición en la religión, y su corazón permaneció intacto por lo que fue proclamado santo.
Hemos vivido más actos como este a lo largo de la historia, como el caso de un inmigrante rumano en Castellón (imagen inferior), por la extrema situación económica en la que se veía envuelta su familia. A pesar de que consiguió generar el impacto esperado (hubo una gran repercusión mediática) y de la extinción de las llamas de su cuerpo, el hombre murió.
El caso más reciente, este mismo viernes (6 de Diciembre de 2007), tuvo lugar en Roma, donde una mujer senegalesa se quemó en protesta hacia el presidente de su país, que estaba de visita en la ciudad. La mujer sobrevivió al incidente y fue trasladada después al hospital de San Eugenio, donde ingresó en la unidad de quemados.
Thich Quang Duc, nació en 1897, fue un monje budista vietnamita que se inmoló hasta morir en una calle muy transitada de Saigon el 11 de junio de 1963. Su acto de inmolación, que fue repetido por otros monjes, fue el más recordado, ya que fue atestiguado por David Halberstam, un reportero del New York Times que escribió sobre este suceso lo siguiente:
“Estaba viendo de nuevo la señal, pero una vez fue suficiente. Las llamas estaban surgiendo de un ser humano; su cuerpo fue marchitándose lentamente, su cabeza se ennegrecía. En el aire había un olor a carne humana quemada; el hombre se quemó sorpresivamente rápido. Detrás de mí pude escuchar el sollozo de los vietnamitas que estaban ahora en la entrada. Estaba demasiado sorprendido para llorar, demasiado confundido para tomar notas o hacer preguntas, además desconcertado para ni siquiera pensar… Mientras se quemaba él nunca movió un músculo, nunca pronunció un sonido, su calma exterior en agudo contraste con la gente que se lamentaba alrededor de él”.
Después de su muerte, su cuerpo fue cremado conforme a la tradición budista. Durante la cremación su corazón se mantuvo intacto, por lo que fue considerado como santo y su corazón fue trasladado al cuidado del Banco de Reserva de Vietnam como reliquia.
 
Thich Quang Duc protestaba por la opresión budista sufrida
a manos del Primer Ministro Ngo Dinh Diem.
Thich Quang Duc, acompañado,
al menos, de dos monjes llegaron en un Austin azul claro,
a la intersección de dos calles céntricas de Saigón.
Salió del vehículo y adopto la posición tradicional del loto;
os monjes que le acompañaban le ayudaron a rociarse con gasolina
y encendiendo una cerilla se prendió fuego muriendo en cuestión de minutos.
Mientras su cuerpo ardía, el monje se mantuvo completamente inmóvil.
No gritó, ni siquiera hizo un ruido.
El automóvil Austin azul claro en el que llegó a Saigon
para cometer su acto de inmolación se conserva en la pagoda ‘Thien Mu’.

Madame Nhu, primera dama de Vietnam en ese tiempo,
comentó con respecto a este acontecimiento que ella
“aplaudiría por ver otro espectáculo en el cual un monje se convirtiera en barbacoa”.
Desde ese momento se la conoció con el pseudónimo de la “Dama Dragón”.

El primer álbum musical de la banda de rock de los 90’s Rage Against the Machine utilizó
la imagen de la inmolación de Thich Quang Duc en la portada,
como motivo de protesta política en los Estados Unidos.

Portada del primer disco de Rage Against the Machine.

Tras su muerte, la comunidad budista incinero su restos en un ritual funerario,
su corazón permaneció intacto.
Así, se le consideró sagrado
y fue puesto bajo el cuidado del Banco Nacional de Vietnam.
Corazón de Thich Quang Duc.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s