La increíble historia de Miroslav Tichý: artista, fotógrafo y vagabundo

Publicado: julio 11, 2013 en interesante

miroslav__

La historia de Miroslav Tichý parece de ciencia-ficción pero es real. Era considerado por los habitantes de Kyjov, un pueblo en la República Checa, el típico vagabundo loco e inofensivo, que se paseaba con una cámara hecha con desechos: latas de conservas, cartón, tubos de papel higiénico, brea.  Pero luego, aquellas imágenes capturadas con semejantes cámaras terminaron expuestas en museos y galerías de arte de Berlín, Zúrich y Nueva York, y alcanzaron cotizaciones de  entre 4.000 y 8.000 euros.  La historia se torna más sorprendente si a esto le agregamos que la conversión a “loco del pueblo”, se debió a la decisión de aislarse de la represora sociedad comunista en el poder en aquel entonces en su país, y que pagó por ello con una quincena de años de internaciones en cárceles y hospitales psiquiátricos. Sumado a que, luego del éxito, continuó viviendo como ermitaño. Esta es la historia de un hombre considerado un loco sin techo por la gente de su pueblo de origen. Cuando en realidad, era un hombre quizá menos loco que la sociedad que le rodeaba.

Nacido en 1926, Tichý se podría haber convertido en uno de los principales pintores del estilo modernista del régimen comunista. Su pasión era la pintura y había sido aceptado en la Academia de Bellas Artes de Praga. Pero tras la llegada al poder de los comunistas en 1948, cambia el rumbo de la vida de Tichý que fue rápidamente identificado como un rebelde por el régimen opresivo y comenzaron los intentos de “normalizarlo”, con todo lo que ello implicaba.

Después de su servicio militar obligatorio, Tichý se hizo más excéntrico. Dejó de preocuparse de cómo se veía, vistiendo como un vagabundo, posiblemente expresando su rebelión a través de su apariencia personal.  Aunque la única ambición del joven era mantener su libertad, muy pronto su actitud fue interpretada como una forma de disidencia por las autoridades comunistas, que empezaron a controlarle, a impedirle ejercer la pintura y a acosarle hasta encerrarle en cárceles y hospitales psiquiátricos.

Una vez libre, en la década del 60, Tichý se instaló en una humilde vivienda en su pueblo natal, Kyjov. Fue en esta época que se “retira de la sociedad”, abandona la pintura y comienza a hacer sus cámaras voluntariamente imperfectas e inicia un camino de experimentación con la fotografía.

8469_547718285270031_1023874902_n

miroslav 5

miroslav

miroslav 6

miroslav 8

Así empezó el increíble recorrido de un hombre decidido no sólo a no depender de una sociedad represora, sino también a buscar y atrapar la belleza a través de la fotografía. Los sujetos preferidos de Tichý eran las mujeres, la mayoría de los cuales eran completamente conscientes de que estaban siendo fotografiadas. Algunas simplemente no se daban cuenta de que su cámara hecha de latas era real y sonreían simplemente para ser amables con el pobre hombre de barba y ropas harapientas que era el loco local con su cámara de juguete. El resultado de las imágenes es un sorprendente y conmovedor monumento a la elegancia y sensualidad femeninas.

Desde mitad de la década de los sesenta hasta la de los noventa, todos los días Miroslav Tichý se levantaba temprano y deambulaba por las calles de Kyjov, observaba a las mujeres y realizaba alrededor de  100 instantáneas diarias. Con cámaras nacidas de la basura y de su ingenio Tichý cazó durante tres décadas la belleza más profunda de las mujeres del pueblo: en la vida cotidiana, en el mercado, en las paradas de los autobuses, en la pileta del club comunal. En un momento a Tichý le prohibieron acercarse al natatorio por lo que se construyo teleobjetivos con tubos de cartón para poder hacer fotos clandestinas desde la distancia, que es la razón por la que en varias de sus fotos se ve una valla de alambre.

Cuando llegaba la noche volvía a su casa y realizaba ampliaciones de las mejores fotografías con instrumentos también fabricados con desechos.

Tichý vivía de una pequeña pensión de invalidez, y hacía fotografías para su propia diversión, sin prestar atención a las normas de la época. También fabricaba marcos artesanales y los pintaba sobre las fotos. Cuando su trabajo fue finalmente descubierto, la mayoría de las fotos estaban dañadas por haber sido expuestas a las duras condiciones de ser almacenados de manera incorrecta en la miseria de su estudio.

En 1981, Roman Buxbaum, vecino y amigo de Tichý de la infancia encontró esparcidas impresiones sobre el suelo y comenzó a reunirlas a lo largo de los años. Fue durante un largo tiempo, la única persona que tuvo acceso a las bellas imágenes captadas por el artista.

miroslav 12

miroslav 13

 

miroslav 9

 

Miroslav 10

“Su obra me provocó desde el principio emociones fuertes y contradictorias. Yo sabía que allí había un tesoro del que nadie conocía siquiera su existencia. Durante muchos años estuve preguntándome si era justo o no intentar sacarlo a la luz. Tichý hizo aquellas fotos para sí mismo, sin ninguna intención de publicarlas. Pero, a pesar de que no estuviera interesado, yo sentía un fuerte impulso: que la gente pudiera disfrutar de su obra. Y también que Tichý fuera reconocido públicamente como artista antes de morir. La gente del pueblo se rio de él durante décadas. Ahora no entienden muy bien cómo es posible que la obra de ese loco esté colgada en grandes museos ni comprenden qué es lo que tienen de especial sus fotografías, pero han tenido que asumir que es un artista. Espero que eso garantice a Tichý algo de respeto en los últimos años de su vida”, dijo en una oportunidad Buxbaum

Consciente del valor de la obra del artista, Buxbaum empezó a recolectar y guardar sus fotos. Tichý no le daba mucha importancia a su trabajo fotográfico, debido a que se consideraba ante todo un pintor. Por eso descuidaba, perdía o rompía su material.

Un día decidió  llevarse parte del material a Zúrich para enseñarlo a los dueños de una galería. Y desde allí empezó a circular por el mundo. Pasó por la Bienal de Sevilla de 2004, por la Nolan / Eckman Gallery de Nueva York, por la Kunsthaus de Zúrich y por la galería Arndt de Berlín, entre otras. Algunas de sus fotos alcanzaron una cotización de entre 4.000 y 8.000 euros en el mercado. Y un documental sobre su vida y obra, Tarzan in pension, que el propio Buxbaum dirigió y cuyo título está tomado de la respuesta que Tichý daba a la gente de Kyjov cuando le preguntaba si era un pintor, un fotógrafo o un filósofo. “¡Soy un Tarzán retirado!”, contestaba.

“Descubrí sus fotografías en la galería de Zúrich a la que las había llevado Buxbaum. Me quedé fascinado al instante. Al principio pensé que se trataba de la obra de un joven que reelaboraba viejo material fotográfico, porque Tichý no se limitaba a hacer fotos, sino que en muchos casos fabricaba también marcos que yo creía sobrepuestos posteriormente. Luego me contaron su increíble historia. Contacté con Buxbaum, fuimos a Kyjov. Allí pude conocer al autor y profundizar en su trabajo. Se trata de una obra con un tema único, obsesivo: cuerpos femeninos. La belleza de las mujeres de Tichý es sorprendente. La mayoría no son guapas, y, sin embargo, él sabe capturar su belleza”, dijo Tobia Bezzola, curador de la exposición en la Kunsthaus.

Desde su descubrimiento, Tichý nunca asistió a una exposición, nunca aceptó el dinero recaudado con las ventas de sus fotos, continuó viviendo en la misma casa y siendo un outsider el resto de su vida. Murió en el mismo pueblo donde nació en el año 2011 a la edad de 85. “Primero de todo, tienes que tener una mala cámara”, y “si quieres ser famoso, es necesario hacer algo más mal que nadie en el mundo entero”, dijo Tichý una vez.

miroslas___

 

Página de Tichý: http://www.tichyfotograf.cz/en/miroslavtichy-home.html

Fuente: http://www.messynessychic.com/2013/06/06/the-reclusive-peeping-tom-photographer-and-his-cardboard-camera/
About these ads
comentarios
  1. Anónimo dice:

    WOW Que gran tipo me encanto

  2. Anónimo dice:

    ufff sin palabras… este hombre es inspirador

  3. anonima dice:

    genial!!!!!!!! pero y el dinero recaudado esta en???

    • Martin dice:

      El bolsillo de los politicos argentinos, aunque nadie sabe explicar como llegó ahí! Fuera del chiste, excelente la historia de este fotografo rudimentario, una historia de vida.

  4. un alma grande que supo ser fiel a su pasion y q probablemente esa pasión le daba el mas grande motivo y proposito a su vida.

  5. Jhon Cadena dice:

    El claro ejemplo que no es la “Flecha” que gran ejemplo para la comunidad.

  6. ESPECTACULARRRRR
    Toda una leccion de vida <3 <3 <3
    Maestro, me quito el sombrero me ves desde el Cielo!!!!

  7. Excelente artículo, una joya para los que nos dedicamos a la fotografiía…y que me recuerda que alguna vez hice fotografías con una bote de cartón cilíndrico de Avena con un pequeño orificio y dentro como “negativo” un papel fotógráfico, que imprimía la imagen en positivo…..El obturador se tapaba con cinta eléctrica negra……..

  8. Anónimo dice:

    sólo espero que al menos tenga una tumba digna de un verdadero artista como lo fue él y no cualquier fosa común…

  9. Julian dice:

    Solo son fotos de mujeres en ropa de baño y un tipo fumando, el tipo era un hombre mañoso como cualquier otro borracho con amigos fumones y espia de mujeres quizas las tomaba para masturbarse, no tiene el menor mérito fotográfico

  10. […] La increíble historia de Miroslav Tichý: artista, fotógrafo y vagabundo   […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s